Sunshine School

Holaaa!! Aqui os dejo una historia que me he inventado!

Personajes: (Mas o menos resumido)
Luna: Es la protagonista de la historia. La historia esta contada por ella, es su punto de vista.
Collin: Hermano de Luna y mejor amigo de Henry.
Judy: Una de las mejores amigas de Luna.
Kate: Luna, Judy y ella son muy amigas. Es la capitana de las animadoras en Sunshine School.
Henry: Luna y el estan enamorados el uno del otro, aunque se niegan a admitir sus sentimientos.
Lucy: Hermana de Henry y mejor amiga de Luna aunque va a otro instituto.

Introduccion:

Bajé corriendo las escaleras y abrí la puerta. Efectivamente Judy estaba allí esperándome en el coche. Corrí por el camino de piedras y me senté en el asiento del copiloto.

-Sí que has tardado, dormilona – me saludó Judy.

-Anda, calla y arranca, que llevo un día…

Me hizo caso y las ruedas del descapotable chirriaron sobre el asfalto. La miré de reojo y vi que tenía una amplia sonrisa.

-Venga, suéltalo, ¿qué pasa? – Empezaba a cabrearme su actitud, aunque hoy todo me cabreaba.

-Llevas migas de pan en la cara – soltó una carcajada mientras yo me limpiaba con la manga. – Dilo, te has despertado con el ruido del claxon, ¿verdad?

Le lancé una mirada asesina y me hundí en el asiento. Ayer me había quedado hasta tarde estudiando para el examen de sintaxis y al despertarme había descubierto que no me acordaba de nada. Me subí más la cremallera de la chaqueta y suspiré. Era primavera pero seguía haciendo frío.

-Luna, no te preocupes. Es sólo un examen. Aunque suspendas tus notas no se resentirán. Y, si te sirve de consuelo, antes de verte he hablado con Kate y ninguna de las dos tenemos ni idea de nada.

-No es lo mismo. Dime, – la reté, e imitando la voz de un policía le pregunté – ¿dónde estuvo ayer entre las once y las cuatro de la madrugada?

Sus ojos brillaban de emoción, y sabía que no era por mi penosa imitación.

-Bueno, ayer estuve hablando por teléfono.

-¿Con quién? – Mi voz había recuperado ya su timbre normal. Las dos sabíamos con quién, pero queríamos oírlo en voz alta.

Se mordió el labio inferior y negó con la cabeza.

-Nos lo quieres decir a Kate y a mí a la vez, es eso ¿no? – asintió y suspiró. Nuestras melenas ondeaban al viento.

Cuando llegamos al aparcamiento del instituto sentí que el estómago me daba un vuelco. Allí, en medio de todos los demás estaba él, Henry. Mientras una amplia sonrisa de boba se iba extendiendo por mi cara salí del coche y me atusé el pelo. De repente mi mochila ya no pesaba nada y el examen dejó de existir.

-Ey chicas, ¿qué hay? – nos saludó mientras se dirigía a nosotras.

-No seas idiota y dile algo, sabes que se muere por ti – me susurró Judy tan bajo que casi no llegué a oírla. Y deseé no haberlo hecho, porque por mis mejillas se extendió un ligero tono rosado.

-Fatal. El fin del mundo es inminente, ahora tenemos el examen de sintaxis. Si Luna no se lo sabe, ¿quién se lo va a saber?

Miré a Judy y le agradecí que hubiera dicho algo. Henry contempló su figura mientras se alejaba hacia el hall del instituto, y por un momento llegué a temer que Judy le gustara, pero enseguida deseché esa idea, ya que sabía muy bien que lo hacía para evitar un silencio muy incomodo.

No sirvió de nada, ya que igualmente estábamos en silencio.

-Así que este será tu primer examen suspendido, ¿eh? – Sus enormes ojos verdes me dejaron sin respiración. Deseé poder decirle <<Que va, sabes perfectamente que ya he suspendido varios.>> Pero por más que lo intentara mis labios se negaban a responder. Eran incapaces de emitir un sonido. Su único objetivo era rozar los de Henry.

Estaba tan ensimismada que ni lo vi venir.

De repente una colleja me golpeó sacándome de mis ensoñaciones.

-Ay, ¿te he hecho daño, hermanita?

Matar a Colin. Eso es lo que le habría pedido a un genio de lámpara en esos momentos.

Me giré con energía hacia él y noté que estaba apretando las mandíbulas.

-¡Cállate!

Me largué echa una furia y con el suficiente mal humor como para enfrentarme al examen sin inmutarme. Fue una lástima que se me pasara en cuanto me senté en mi pupitre. Pensé en levantarme e irme, esconderme en el baño y no hacer el examen, pero sonó el timbre y la profesora Evans entró. Y con ella el fin del mundo.

Bueno, aqui termina la introduccion, pronto escribire mas!!
Espero que os haya gustado!!

 

Anuncios

Y tú, ¿qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s