Esos nervios antes de un concierto

Cuando estas relajada y feliz como siempre, lo habitual en tu vida, pensando en cosas sin importancia, y de repente alguien te dice: “Hoy tocas, ¿no?”

Notas como la tension te recorre la punta del pie hasta llegar a tu coronilla. Y esa sensacion, esa que conoces tan bien, ese calor que se empieza a apoderar de tu estomago para pasar a las mariposas. Esas malditas mariposas que conoces demasiado bien. Te sabes a la perfeccion cada uno de sus movimientos en tu tripa.

Falta medio dia para el momento, para “tu” momento. En el escenario. Tu sola. Con las luces apuntandote a la cara, los focos no te dejaran ver al publico. Pero eso no importa, porque el nudo que se a aposentado en tu garganta te recordara que hay docenas de personas allí abajo, observandote, dispuestas a notar hasta el mas minimo fallo. Te cuesta respirar. Temes que no te salga la voz para poder cantar esos escasos versos que te queman en la boca.

Apenas una hora, y ya no aguantas más. 60 minutos para tu soledad. 60 minutos para que tu vida encuentre el sentido que le falta, o para que te undas en la miseria. Ya solo faltan 40 minutos debido a reflexiones perdidas. Media hora y te parece que la aguja del minutero de aquel reloj se para, pero es solo una ilusion optica, solo un deseo que no se va a cumplir. El tiempo no se va a detener porque a ti te este entrando un ataque de ansiedad, ¿Cuando lo vas a entender?

10 minutos. Las personas que han estado preparando el escenario, el sonido, los micros, las luces… se vuelven locas. Andan de aquí para allá ultimando detalles, saltando de segundo en segundo en su agetreada vida. Pasan a tu lado sin siquiera darse cuenta de que tu eres la estrella, que tu eres la razon por la que estan aquí. Pero tan solo eres una personita insignificante que habla con un hilillo de voz. “¿Perdona, me dejas pasar?” “Muevete un poco, por favor, tenemos que llevar este cable por aquí…” Frases que se pierden en la oscuridad de tu mente, en la nada…

Y llega el momento. El preciso segundo en el que te toca salir, empujada por alguien que te obliga a enfrentarte a la situacion.

Y lo das todo, porque sientes que el mundo debe saber que la musica es tu pasion.

Anuncios

Un comentario en “Esos nervios antes de un concierto

  1. ¿Pánico escénico? En absoluto, solo nervios, porque te lo tomas en serio; porque tú responsabilidad te obliga a que todo sea perfecto.

    Conozco esas mariposas en el estómago, y la sensación de ver la sala llena y el escenario vacío, sabiendo que te esperan a ti. Lo has descrito muy bien.

    Saludos.

    Me gusta

  2. Me ha gustado mucho, la verdad. Cómo ante una situación de incertidumbre y nerviosismo, tu organismo reacciona poniéndote contra las cuerdas.

    Al igual que Alan, también conozco esas mariposas, las estoy sintiendo mucho este año, y me gusta poder leer a gente que manifiesta sus sensaciones.

    Me gusta

Y tú, ¿qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s