En el camino

En el camino

Dicen que lo verdaderamente importante no es la meta, llegar al final, sino el camino que recorres hasta alcanzar tus sueños.

Quizás me caiga, vaya demasiado lento y otras personas me adelanten y lleguen a la meta mucho antes que yo. Quizás cometa errores y tropiece varias veces con la misma piedra sin darme cuenta. Quizás me desvíe del camino que debo tomar, y creyendo que es un atajo, vaya por un sendero totalmente nuevo por el que nadie ha ido, y en el que descubra cosas nuevas. Aunque realmente no hay atajos, llegas cuando tienes que llegar y es inútil intentar acelerar las cosas.

Por eso es bueno pararse para pensar, respirar y contemplar las vistas cuando estamos subiendo a la cima, porque el camino que se recorre se deja atrás y nunca más volveremos a pasar por ahí. Puede que intentemos volver a las mismas situaciones, recuperar viejos recuerdos, pero las personas siempre avanzan, como el tiempo. Cambiamos y maduramos, y nunca podemos olvidar lo que nos ha marcado y ha dejado una huella en nosotros.

Los amigos, la familia, las personas que van y vienen. Los que dicen que estarán a tu lado para siempre, pero en seguida se cansan de ir a tu ritmo y se unen a la marcha del siguiente grupo que os adelanta en la escalada. La gente que, poco a poco, se va quedando igual de rezagada que tú, y que se convierten en compañeros de viaje inseparables e imprescindibles.

Experiencias, conversaciones, ilusiones y noches sin dormir. Todo lo que vives esperando llegar a ser quien quieres ser, es lo verdaderamente importante. Porque si has disfrutado, has hecho lo que debías y querías, si te has parado a hacer fotos por el camino, cuando llegues a la cima tendrás una sensación de satisfacción. Respirarás hondo y te prepararás para acampar allí.

Pero sin embargo, si has corrido para llegar arriba, te has cansado, cuando llegues estarás tan ansioso que ni te darás cuenta de lo bonito de ese paisaje, de ese momento. Y tan pronto como has conseguido tu objetivo y llegado a la meta, querrás bajar y dedicarte a otras cosas.

Por eso prefiero ir a mi ritmo, poco a poco. Pasito a pasito, con un pie detrás del otro, se hace camino al andar. No importa cuanto tarde en alcanzar mis sueños, no me arrepiento de decir que hoy, todavía estoy en el camino.

Anuncios

Un comentario en “En el camino

  1. Es dificil no dejarse arrastrar por las prisas, por los mensaje que nos llegan continuamente de eficiencia, de ser el primero. Pero la felicidad no se encuentra en las prisas, ni en la meta, si no en el camino.

    Me gusta

Y tú, ¿qué piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s