Bookreview-To Kill a Mockingbird by Harper Lee

Me leí el libro en inglés así que pensé hacer la reseña en inglés también. Si preferís que haga reseñas en el blog en español, solo tenéis que decírmelo. Aunque os recomiendo que, si podéis, os leáis el libro en inglés por todos los matices del lenguaje que se pierden en la traducción: el acento de los personajes y las formas coloquiales e incorrectas de hablar.

~~I read the book in English, so I thought about doing the review in English as well. If you prefer me doing reviews in Spanish, just let me know.

IMG_20160128_183945

my pic, please if you take it give credit!

Several days ago I finished reading To Kill a Mockingbird by Harper Lee, and I loved it. It’s one of those books with a perfect ending, even though there are a few things left unexplained, but as there’s a second book – Go set a watchman, released last year – it’s okay. I can’t wait to read the second one, and I hope there’s a clearer view on what happened in To Kill a Mockingbird.

So, the adventure began. To be honest, I thought that, the book being a classic, I would take my time to read it and not be really interested in it. Oh, how wrong I was. I remember being only 10 pages into the book and I already felt so hooked to it! The tone of the book is honest above all, the narrator is Scout, a girl. The book starts when she is 7 and finishes when she is 9, I believe. Due to the narrator, the facts and action are presented in a simple way, in the way a child understands what happens in the world. But this same way of understanding leaves out a lot of explanations and details that provide the story with a thick layer of mystery.

The story takes place in Maycomb, Alabama, during the 1940s. The themes in the book are racism, classism, honesty, silence/absence and honour.

There are two big events or facts in the book that lead the action forward. One is the constant presence of Boo Radley in the children’s minds, and the other one is Atticus’ case. Without giving any spoilers, Atticus is Scout and Jem’s dad, who is a lawyer. He’s an old man that comes across as different from most of Maycomb population. He is more open and a really kind person. During the whole novel the sense of difference between the family and the neighbours is a constant. Atticus has different views and a different morality from the rest and that makes him bring up his children to see things as he sees them.

It’s not an easy read in terms of what happens in the book, it deals with important issues such as rape and guilt, but they are very well portrayed. I will talk at the end of the post about what I didn’t like – just tiny details.

The writing is very realistic and quite unique. It accurately reflects the way the characters talk, using many contractions – such as ‘em or ‘tis – and also non standard expressions or words like yessir or yessum. This is the main reason why I recommend reading it in English if you can. The vocabulary is quite hard, though, but I think that you can guess most of it.

Moving onto the characters, I can’t choose who would be my favourite. I love Scout, because after all thanks to her voice we know what happens in the story, and our point of view is crearly biased. But one of the characters that specially stands out is Jem. Even though Scout doesn’t praise him, Jem brought my attention. He has really strong moral values for his age, when the book finishes he is 13 years old, so he is 3-4 years older than Scout, and that matters. Atticus and Dill are lovely above all. The figure of Dill is quite interesting because of the stories he is always telling, many times utterly fake, even about his own life. Last but not least, one of my favourite characters is Boo Radley. He just being how he is. You will understand me if you have read the book.

Finally, the quotes. There are a lot of amazing quotes in there that can still teach a lot, and that is quite sad. More than 50 years ago (the book was published in 1960), the author wanted to expose a reality in order to change it. Now, there’s still a lot to change. Racism shouldn’t be a thing anymore. I hope that, day by day, we can educate ourselves to not discriminate against anyone.

Cry about the simple hell people give other people – without even thinking. Cry about the hell white people give colored folks, without even stopping to think that they’re people, too. – Mr. Raymond.

There are just some kind of men who – who’re so busy worrying about the next world they’ve never learned to live in this one, and you can look down the street and see the results. – Atticus.

He told me havin’ a gun around’s an invitation to somebody to shoot you. – Scout.

If there’s just one kind of folks, why can’t they get along with each other? If they’re all alike, why do they go out of their way to despise each other? – Jem.

I hope that you give a chance to this marvellous book! If you already read it, what did you think about it?

.

.

Now: spoilers.

If you don’t want to know about the mysteries in the book, DON’T READ THIS. Okay:  What I did NOT like at all, was that the case used in order to show the racism was a fake rape. Feminism is struggling a lot with this issue because there are very very FEW fake rape reports, and still people think a lot of real rapes are fake. Things like this, in such an important book, don’t help at all.

El Fantasma de la Ópera de Gaston Leroux

Empecé a leer este clásico de la literatura universal con una idea bastante diferente de lo que me iba a encontrar entre las páginas, especialmente en lo referente al propio personaje de El Fantasma, y me ha sorprendido mucho. Me ha gustado, aunque no logro entender por qué la cultura popular ha ido cambiando progresivamente el concepto del Fantasma. Lejos de ese hombre con una deformidad facial, el verdadero Fantasma de la Ópera es mucho más aterrador, siniestro y desgraciado. Es la imagen misma de la muerte, es un monstruo, como tantos personajes se aseguran de exclamar a lo largo de la novela, aunque finalmente no termine siendo tan monstruoso.

Me ha gustado mucho el estilo con el que está escrito, a la manera Realista, aportando datos precisos casi con mentalidad científica para que el relato sea lo más real posible. Y aquí, cómo no, surge la duda, ¿existió realmente el Fantasma?

También hay toques del Romanticismo con la historia entre Christine Daaé y Raoul de Chagny, especialmente tierna desde mi punto de vista. Este es otro punto de divergencia con la imagen popular de El Fantasma, pues aunque sí que experimenta un amor no correspondido, su amada en ningún momento le llega a profesar un amor prohibido.

Otra diferencia radica en la importancia de los símbolos asociados con el Fantasma, ya que aunque la máscara sí que es muy importante y desempeña un papel crucial en el libro, el violín o incluso la rosa, no lo son tanto y la última no llega ni a aparecer relacionada con él. Sí que se mencionan ramos de flores que le entregan a Christine, pero nunca algo tan significativo como una única rosa en manos del Fantasma. Lo que sí que es muy importante y está recalcado a lo largo de la novela es el sobrenombre de El Ángel de la música, casi encerrando un oxímoron al contraponer la idea de Ángel con la Muerte que representa visualmente el Fantasma.

La obra es muy interesante por todo el entramado, el misterio y las descripciones acerca de la organización de la Ópera, sus funciones y sus personajes.
Una característica especialmente significativa es la cantidad de datos que se aportan a lo largo de la novela para apoyar la veracidad de la misma, llegando a afirmar Gaston Leroux que se tuvo que documentar con textos mismos de Moncharmin y hablando con el propio Persa. En cuanto a si eso es una mera estratagema del autor, un “espejo dentro del espejo”, me temo que es muy confuso y muy inspirador, y aún a día de hoy no se puede afirmar con seguridad ninguna de las numerosas teorías.

Una de mis próximas lecturas,  directamente relacionada con esta obra, será El violín negro, de Sandra Andrés Belenguer, que será más bien una relectura. Dicha autora, a la que tuve la alegría de entrevistar, es una experta en El Fantasma, por lo que espero poquito a poco poder ir descubriendo más acerca del misterio que rodea a toda la obra de Gaston Leroux.

Para leer la entrevista a Sandra Andrés Belenguer, pulsa aquí.

Presentación de “Naufragio en la 338” de Loreto Sesma – La Casa del Libro

Junio fue el mes de la poesía, pues en poco más de una semana de diferencia asistí a la presentación de Siempre donde quieras de Diego Ojeda, y a la de Naufragio en la 338, de Loreto Sesma.

Loreto Sesma y Víctor

Imagen tomada del fb de La Casa del Libro

Hace más o menos un mes Loreto Sesma presentó en mi ciudad su primer poemario, Naufragio en la 338. Fue una presentación muy amena en la que recitó algunos poemas en compañía de Victoria Ash, con Víctor al piano. También explicó su historia y el significado de algunos poemas, además de contestar a varias preguntas del público.

Me sorprendió muchísimo lo joven que es Loreto, nació en 1994 y sólo 19 años más tarde ha presentado su primer libro de poemas en la ciudad en la que nació. Loreto tiene un canal de youtube en el que empezó recitando sus creaciones y gracias al que es muy conocida. Os invito a que lo visitéis, podéis ver (y más importante, escuchar) su último vídeo aquí.

En noviembre saldrá su segundo libro de poemas 317 kilómetros y dos salidas de emergencia, mientras tanto, os dejo con unos de sus versos:

Escribe tu historia

y cuando se te rompa el alma,

coge un nuevo papel y escribe de nuevo.

La lección de august, de R. J. Palacio – {Reseña}

La-leccion-de-August_alta

Título original: Wonder
Autora: R. J. Palacio
Edición española: Nube de tinta
Año de publicación: 2012
Número de páginas: 414
ISBN: 841559402X

Sinopsis oficial:

Nominado a la Medalla Carnegie de literatura.

Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias.

Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

Opinión personal:

La lección de August es un libro que no te deja indiferente, no sólo por el tema que trata – las apariencias físicas, los defectos y las deformidades – sino porque se queda dentro de ti mucho después de que hayas acabado el libro.

Desgraciadamente cuando conocemos a una persona lo primero que vemos es su aspecto físico, su cara, su cuerpo, no su personalidad. Y nos quedamos con eso: si nos gusta el aspecto físico le damos una oportunidad a esa persona, y si no, nos limitamos a quedarnos en el exterior. Juzgamos a una persona por su aspecto físico y creemos conocer todo de esa persona por cómo es, por la organización de sus rasgos, por su forma de hablar, de reír, de caminar, de vestir…

Pero no es así. Una persona es muchísimo más que el cuerpo que tiene, y eso es lo que nos enseña este libro.

Esta novela está llena de amor y por eso mismo es tan especial. La amistad y la familia son muy importantes, profundizando en la psicología de los personajes y en cómo van evolucionando a lo largo de la novela. Sobre todo tienen un gran desarrollo y evolución los personajes de los niños: August, Summer y Jack Will. Es una novela muy tierna y al mismo tiempo con mucha fuerza por el reflejo de la realidad que consigue.

Al principio me recordó un poco a “¿Dónde estás, Bernadette?” por el tono del libro y las descripciones del colegio y el proceso de admisión, pero rápidamente el estilo y la historia se diferencian de cualquier otra. En cuanto a la forma de escribir, una gran sorpresa fue el capítulo dedicado a uno de los personajes, en el que no se respetan las reglas de puntuación y ortografía y todo está escrito en minúsculas. Me parece que es una gran manera de reflejar una parte de la personalidad del personaje, además de romper con la rigidez de la escritura de los libros que se publican. Puede suponer un paso previo para que vuelva a haber una cierta rebeldía en la literatura en aspectos estilísticos.

Recomiendo encarecidamente este libro, con el que puedes reír y llorar, ya sea identificándote o no. August es un niño especial, pero al contrario de lo que mucha gente puede pensar, esa característica no se encuentra en su exterior, sino en su interior, y se contagia a las personas que lo rodean.

Existen diversas historias de otros personajes publicadas recientemente como la historia de Julián publicada en 2014, o la de Christopher publicada este mismo año; las cuales espero poder leer pronto.

¿Habéis leído La lección de August? Si es así, ¿qué os pareció?

Presentación de “Siempre donde quieras” de Diego Ojeda – Casa del Libro

El pasado 10 de junio tuve la oportunidad de asistir a la presentación del nuevo libro de Diego Ojeda, Siempre donde quieras. En esta nueva obra mezcla poemas con imágenes y canciones de su último disco. La presentación fue bastante espontánea y dinámica, compaginando la lectura de algunos de los poemas que se incluyen en el libro, con las canciones. Y es que Diego Ojeda cantó y tocó la guitarra, en una especie de “concierto privado”.

Imagen tomada del fb de La Casa del Libro

La verdad es que me esperaba que la presentación se desarrollara de otra manera, más centrada en hablar acerca del libro o quizás de su obra como poeta, con la ayuda de alguien que introdujera el libro; o también que él hiciera una breve introducción y contestara a unas cuantas preguntas antes – o durante – la lectura de los poemas. Sin embargo no fue así. A mí personalmente no me gusta mucho escuchar recitar poesía, pues por alguna extraña razón tengo una manera diferente de leerla en mi mente, aunque tengo que reconocer que fue interesante escuchar cómo recitaba Diego Ojeda algunos versos, pues así era como los escribió y así tendría que ser cómo se leyeran.

En cuanto a su pequeño concierto, sigo sin ser fan de su música.  Simplemente no me gusta ese estilo, entre melancólico y esperanzado. Tiene letras bonitas y algunos versos eran realmente hermosos, pero en conjunto la sensación que transmitía era bastante triste.

No sé cómo organiza La Casa del Libro otras presentaciones, pero desde luego que si vuelven a traer a Diego Ojeda, no vendría nada mal que se plantearan cambiar un poco la estructura, llevar a alguien que hiciera de interlocutor, o crear una sesión de preguntas y respuestas, como hicieron con Loreto Sesma, pero eso ya os lo contaré en otro post.

Finalmente firmó los ejemplares de los presentes.

Ya me leí hace algunas semanas Mi chica revolucionaria, espero poder ponerme pronto con Siempre donde quieras, y espero que me guste tanto o más que el anterior.

Entrevista a Sandra Andrés Belenguer

Hace unas semanas tuve la gran oportunidad de entrevistar, junto con una amiga, a Sandra Andrés Belenguer, autora de los libros El violín negro, La hija de los sueños, El despertar del mal (segunda parte de La hija de los sueños), y Ex Libris.

Sandra Andrés Belenguer

En primer lugar, quiero darle las gracias por acceder a nuestra petición y ser muy amable. Ya conocía a Sandra de haber asistido a la tertulia de su primer libro El violín negro, que se realizó en mi antiguo instituto, pero esa tarde pude conocerla un poco más y compartir con ella impresiones sobre diversos libros; y es que uno de los principales atributos que destacan de Sandra es su pasión por la literatura, ya sea hablando de sus propios escritos o de las obras de otras personas.

Su naturalidad, cercanía y sinceridad hizo que nos sintiéramos muy a gusto; guardo muy buen recuerdo de esa tarde y espero poder volver a verla pronto, ¡quizás en alguna presentación de un nuevo libro!

Comenzamos la entrevista:

Pregunta: ¿Cuándo comenzaste a escribir y cuándo supiste que era tu vocación?

Respuesta: Siempre he escrito, desde que era pequeña, aunque solo fueran redacciones y concursos en el colegio. Yo solía ganar todo tipo de concursos, de Navidad o de Goya por ejemplo, cuando era el centenario; pero no fue hasta que yo tenía unos 16 años y por entonces estaba cursando tercero de BUP – por entonces se estudiaba BUP – hasta que me decidí a hacer un ensayo sobre el fantasma de la ópera, comparando la obra de Gastón Leroux con el musical de Andrew Lloyd Webber, y comparándola también con otras obras literarias clásicas. Ese libro constaba de unas 200 y pico páginas, lo hice con esa edad y lo auto publiqué. Para mí fue, por entonces, mi gran obra. Pero no fue hasta que me licencié en Filología Hispánica cuando realmente me sentí preparada para comenzar a escribir mi primera novela. Fue en un viaje a París, quedé con una escritora norteamericana y ella me dijo que por qué no me decidía a escribir una novela con todos los conocimientos que yo tenía sobre el fantasma. Y dije: ¿y por qué no? ¿Por qué no hacerlo? No comencé a escribir con el ánimo de publicar, sino que comencé a escribir para volcar toda esa pasión que yo sentía por esa leyenda, por ese tema. Y cuando la novela estaba prácticamente terminada fue cuando yo pensé que, ¡caray!, esto puede ser algo publicable, puede ser algo que guste al público, tanto adolescente como adulto. Y fue cuando me decidí a enviarlo a editoriales. Así comenzó un poco toda esta trama.

P: Todas tus novelas publicadas son de juvenil fantásticas, ¿escribes o te has planteado escribir otros géneros como por ejemplo poesía o novela adulta…?

R: Buena pregunta, y voy a dar una primicia. Tengo un libro ya escrito y están valorándolo distintas editoriales. En principio lo envié a las mismas editoriales de juvenil y fueron ellas unánimemente las que me dijeron que esa novela tenía un nivel literario tan bueno que por qué no me pasaba a adulto, que esas editoriales lo veían ya para adulto. Así que ahora mismo os puedo decir que lo están valorando sellos muy importantes ya en un nivel superior, que sería para novela adulta. A mí me gustaría seguir estando en juvenil pero si ellos consideran que puede encajar más en temática adulta, no me voy a negar, desde luego. Yo por lo menos siempre he pensado que escribir novela adulta tenía que ser algo también muy complejo en el mundo editorial que hay hoy en día, pero me voy a arriesgar y si sale todo bien, espero dentro de poco estar en librerías, crucemos los dedos. Pero sí, me gustaría en un futuro [escribir novela adulta]. La poesía me gusta mucho; la poesía sin rima. También me gustaría mucho escribir novela histórica, pero eso ya en un futuro. Por ahora me gusta seguir con la novela juvenil, porque los lectores son realmente muy agradecidos, los lectores juveniles; y es un ámbito en el que me gusta moverme, me encuentro muy cómoda.

P: Cuando escribes, ¿cuál es tu rutina? ¿Empiezas a revisar y editar una vez finalizado el borrador de la obra o vas compaginando escribir y revisar al mismo tiempo?

R: Siempre tengo una rutina y además es un consejo que os doy a todos los jóvenes escritores también, que es: escribir todos los días. Tal vez haya días en los que no tengas la mente preparada, ese día hay que descansar completamente, o si tienes algún tipo de bloqueo, pero siempre digo que es como un tren en marcha, un tren antiguo a vapor: al principio tal vez cueste un poquito arrancar, pero una vez que has tomado la marcha todo es más fácil; por tanto hay que escribir todos los días. También suelo escribir siempre en silencio. Tal vez para inspirarme un poco, depende del capítulo que tenga que escribir, un poquito antes me pongo determinado tipo de música. Sobre todo suele ser bandas sonoras, por ejemplo la banda sonora de El código Da Vinci, compuesta por Hans Zimmer es una banda sonora que a mí me inspira muchísimo para hacer mi tipo de novela. Aparte de hacerlo en silencio, sí que es cierto que escribo un capítulo y me gusta corregirlo. No escribo toda la novela de un tirón, como se suele decir, y después la corrijo toda entera, porque no suelo ser de estas autoras que hay algún capítulo que no les guste y lo tiran a la papelera, sino que me gusta corregir siempre muy poquito a poquito para no desechar ni desestimar nada de lo que escribo. Si hay que desestimar un capítulo no pasa nada, pero me produce mucha desazón echar por la borda un capítulo que yo he escrito. Por tanto voy poquito a poquito, corrijo cada capítulo que escribo.

P: Y siguiendo con este tema, en el proceso de la revisión, cuando ya has acabado la obra, ¿entregas el manuscrito a alguien para que lo lea y te dé su opinión o prefieres volver a revisarla tú sola?

R: Normalmente suelo hacer todo yo sola. Antes se la daba a mi padre, pero desgraciadamente mi padre hace tres meses que ha fallecido, por eso ahora estoy proponiéndome tal vez buscar algún tipo de amigo o lector cero (que se llama), o lector beta, que también se suele llamar, que me diga, más que por el estilo de la obra, o por corregir, si realmente la historia le ha gustado. Pero suelo siempre enviarla a la editorial una vez ya muy muy corregida. Aunque tenga que revisarlo 20 veces, me gusta tenerlo muy afianzado. Y una vez afianzado, enviarlo a la editorial. Siempre, sí es cierto, que lo he enviado, como se suele decir, a pecho descubierto, y por ahora no he tenido ningún tipo de problema. A todas las editoriales les ha gustado y me lo han publicado, pero a partir de ahora quizás sí que busque algún tipo de lector cero, algún amigo de confianza, al que dar mi historia y que me diga si le ha gustado o no.

P: En el proceso de escritura de una novela, ¿el título de la misma está claro desde el principio o prefieres escribirlo una vez acabada la obra?

R: Esa es una buena pregunta (risas). Hay muchos autores que hasta que no tienen el título no se animan a escribir la novela, es como si el título fuera la luz de un faro o un guía; y yo soy todo lo contrario. Creo que hasta que no tengo la novela casi completamente escrita, no pienso en el título. Bien porque no se me ocurre uno que encaje, o bien porque lo quiero pensar muchísimo. Pero con El violín negro surgió de forma casi automática, el violín en esa novela era casi un personaje más. Con La hija de los sueños y El despertar del mal quería un título que fuera más metafórico, que mezclara fantasía, que fuera muy imaginativo; y con Ex libris se me ocurrió cuando me quedaban todavía dos capítulos por terminar, casi al final. Pensé que Ex libris sería muy bonito porque ya sabéis que los ex libris son los sellos que se ponen en un libro para significar que es tuyo, que es de tu pertenencia, y la protagonista de ese libro lo que hace es personalizar también su historia y crear su propio libro, así que pensé que era un título – en latín – muy corto y muy poderoso; y me gustó. Y en los siguientes, ahí no os voy a dar la primicia (risas), ahí sí voy a mantener el misterio, pero también me costó decidirme. Hay una novela que está ambientada en Dublín y ese título me costó decidirlo muchísimo, e intenté que fuera algo muy metafórico, muy sonoro, muy bonito. Me gusta que sean títulos que encajen bien con la novela. Al igual que el nombre de los protagonistas, siempre intento que sean nombres que indiquen algo, que signifiquen algo en concreto.

P: Y cuando creas un personaje, ¿lo imaginas ya directamente con el nombre también?

R: Voy a decir otro consejo para los jóvenes escritores: yo siempre para cada novela intento tener un cuadernito. Imaginaos la cantidad de cuadernitos que tengo en mi casa (risas), porque aunque esa novela no llegue a buen puerto, siempre tengo ese cuadernito por si acaso quiero retomarla en el futuro. En esa libretita intento poner no solamente la trama sino alguna escena, micro escena, algún diálogo, y ahí siempre vienen los personajes. Entonces cuando los tengo ya más o menos delineados, cuál es su nombre, qué significa, me gusta siempre saber qué significa el nombre, o si el nombre es algún tipo de símbolo, o por ejemplo cómo son los personajes físicamente, mentalmente, es decir, configurar un perfil del personaje. A mí me suelen preguntar también: ¿eres una autora de mapa o de brújula? De mapa es que tienes todo ya absolutamente programado, un esquema ya muy concreto de lo que quieres hacer. Y de brújula es que empiezas a escribir el libro y tienes que guiarte por tu instinto y dejar que todo fluya. A mí eso me parece muy arriesgado, y más para el tipo de libro que yo escribo, que claro, es casi como un puzle que todo al final tiene que concordar. Entonces, ser una escritora de brújula en mi caso es muy difícil, pero sí que es verdad que aunque tenga todo muy esquematizado, muy programado, siempre dejo que los personajes por muy marcada que esté su personalidad, a veces hagan un poco lo que quieran también, dejarles un poco de libertad, y a veces parece mentira, pero sorprenden. Aunque estén vivos en nuestra imaginación, nos sorprenden a veces los giros que puede también tomar la trama.

P: Cambiando un poco de ámbito, ¿qué opinas de los cursos y talleres de escritura creativa, has participado en alguno?

R: Yo personalmente no he participado en ninguno, creo que personalmente mi modo de escribir no es que sea autodidacta, podría denominarse así, pero es el amor que yo sentía por la literatura y digamos que es la pasión por tantos libros que yo había leído; y recuerdo que mi padre siempre me decía cuando yo tenía 10 o 11 años: Esta chica, con todo lo que está leyendo, esta chiquilla tendrá algún día que volcar todo ese amor por los libros y por la literatura. Y así fue. Hubo un día que me sentí preparada y me volqué a escribir. Y digamos que vomité todo ese amor que yo tenía por los libros. Pero no veo absolutamente nada de malo en los talleres de escritura creativa o de escritura en general, absolutamente para nada. Es más, incluso he pensado en impartir tal vez alguno de ellos, porque hoy en día está muy en boga, sobre todo para jóvenes escritores, que personas como nosotros, como ya autores que estamos casi consagrados, les demos consejos, les demos una guía por donde ellos pueden partir y creo que sería muy bonito. Formar parte de un taller literario que no solamente fuera un taller, sino que fuera un lugar de debate también, para jóvenes autores, siempre enfocado al público joven, no sé por qué siempre es el que más demanda este tipo de literatura hoy en día y el que quiere además formarse para este tipo de literatura, y me parece algo maravilloso.

P: Pues hasta aquí llegan las preguntas, muchas gracias.

R: Gracias a vosotras.

¡Espero que os haya gustado leer la entrevista tanto como a mí me gustó compartir ese tiempo con Sandra!

Podéis leer la reseña que hice de su último libro, Ex Libris, aquí.

Feria del libro – Book Haul {Botín literario}

La Feria del Libro de mi ciudad se desarrolló del 30 de mayo al 7 de junio, y tuve la suerte de poder ir dos días en los que me compré algunos libros, que aquí os enseño.

Book Haul Junio

En primer lugar: Te amaré cuando te encuentre, de Míchel Suñén. Ya le tenía el ojo echado a esta historia desde el Día del Libro, 23 de abril, y finalmente lo compré. El autor estuvo varios días firmando en la feria de mi ciudad, ¡así que pude conseguir que me lo dedicara! Solo lo he llegado a ojear un poco, pero ya me ha sorprendido. En cuanto a estilo, presenta una diferencia con la mayoría de novelas, y es que en su caso, Míchel Suñén no utiliza el guión largo para añadir información después de la intervención de un personaje, sino que utiliza una coma. Pude hablar con él y le pregunté acerca de este hecho, para mí totalmente nuevo, y me explicó que lo consideraba una forma más fluida, menos formal y más personal de escribir.

Por esas fechas ya sabía que Diego Ojeda iba a venir a mi ciudad a presentar su nuevo libro, así que aproveché y me compré Siempre donde quieras. Muy pronto podréis leer la entrada sobre este encuentro que tuvimos en la Casa del Libro. Ya había leído de este cantautor Mi chica revolucionaria y me había gustado, así que me animé a seguir leyendo al canario.

Siguiendo con mis recientes adquisiciones poéticas, está Herido diario, de Rayden. Al contrario que Diego Ojeda, de este cantante de rap y poeta no había leído nada hasta el momento, pero me convencieron unos cuántos versos y ahora el librito está en mi casa. Ya os contaré qué tal, próximamente haré un wrap-up (o resume tus lecturas) de estos libros de poesía, junto con La triste historia de tu cuerpo sobre el mío. Y quién sabe, quizás caiga algo de Loreto Sesma también.

Por último, pero no menos importante, El papel pintado amarillo, de Charlotte Perkins Gilman. Mi profesora de inglés me había hablado bastante de este pequeño libro autobiográfico y me interesaba mucho por el tema que trata – la locura. Lo empecé a leer en ebook pero al ver en la Feria del Libro una versión bilingüe del mismo, no me pude resistir. Y la portada, ¿habéis visto la portada? Es preciosa. Ya en su tiempo tuvo una gran repercusión inmediata en su entorno, pues el psiquiatra que estaba tratando a la autora, al leer los efectos que se relatan en la historia, cambió sus procedimientos notablemente, no solo con ella, sino con muchos de sus pacientes.

Además, me picó la curiosidad el libro Música para feos de Lorenzo Silva, publicado recientemente, aunque no me decidí. ¿Algun@ de vosotr@s lo ha leído o tiene intención de leerlo? Las críticas que he visto por goodreads tampoco son muy clarificadoras.

También me llamó la atención un libro que tenía intención de comprar pero al final no me compré: Licantropía, de Carles Terés. Cuyo autor asistió dos días para firmar libros, pero no pude ir. Quizás en el futuro le dé una oportunidad y finalmente averigüe de qué trata realmente el libro, pues la sinopsis es bastante ambigua.

¿Y vosotros, habéis comprado muchos libros en la Feria del Libro?