Nuestra hermana pequeña (海街diary)

Nuestra hermana pequeña, en inglés Our little sister y de título original Umimachi diary, es una película dirigida por Hirokazu Kore-eda. Basada en el manga Umimachi diary, escrito y dibujado por Akimi Yoshida.

tumblr_o4vwd7y2bi1u88wpio1_500

Esta película fue rodada en 2015 en Japón y ganó dos premios: uno en el festival de Cannes (Sección oficial largometrajes a concurso) y otro en el de San Sebastián (premio del público). Y recientemente ha llegado a los cines españoles.

Nuestra hermana pequeña es una película que muestra la sociedad y la cultura japonesa, especialmente en lo referente a las relaciones entre las personas. Una familia rota, de la cual solo permanecen unidas las tres hermanas, decide acoger a su hermanastra cuando el padre de todas ellas muere.

La relación entre las hermanas va evolucionando al igual que las estaciones, lo que nos deja con planos realmente hermosos. El director de fotografía es Mikiya Takimoto.

tumblr_o14ay9zd4g1u9g95uo1_400

tumblr_o02oh3pas31qzgz6lo1_500

Un punto muy interesante que se puede apreciar en la película es la diferencia en las relaciones de pareja entre occidente y japón. También se admiran las casas japonesas tradicionales (de planta y piso), pues las protagonistas viven en una. La comida y las costumbres a la hora de tomar alimentos también salen retratadas, por lo que, ya seas fan de la cultura japonesa o sea la primera vez que te interesas por ella, no te decepcionará.

tumblr_o2bgueu1451rw93m3o7_1280

El argumento se va desarrollando poco a poco, al tiempo que, principalmente a través de los diálogos y de las interacciones de los personajes, vamos conociendo más a los mismos. El pasado de la familia se desvela lentamente, dejando entrever las emociones que afectan a los distintos miembros. Es una película sentimental sin llegar a ser dramática, pues el tono general que se transmite es de serenidad, incluso en los momentos más duros.

x240-7aw

Una característica de la sociedad japonesa es que piensan más en cómo repercuten las acciones de uno en los demás, por lo que tienden a guardarse las cosas para sí mismos y mostrarse alegres. Esta faceta queda interrumpida en momentos decisivos de la película que gozan de gran emotividad.

En definitiva, un largometraje sobre las relaciones humanas en la sociedad japonesa que te dejará con una buena sensación. (Y ganas de probar más platos tradicionales japoneses).

tumblr_o2ayssopii1ucr9uvo1_1280

* Todos los nombres están presentados a la manera europea, es decir, primero el nombre de pila y después el apellido. Los nombres en japonés se presentan al revés.

Anuncios

Bookreview-To Kill a Mockingbird by Harper Lee

Me leí el libro en inglés así que pensé hacer la reseña en inglés también. Si preferís que haga reseñas en el blog en español, solo tenéis que decírmelo. Aunque os recomiendo que, si podéis, os leáis el libro en inglés por todos los matices del lenguaje que se pierden en la traducción: el acento de los personajes y las formas coloquiales e incorrectas de hablar.

~~I read the book in English, so I thought about doing the review in English as well. If you prefer me doing reviews in Spanish, just let me know.

IMG_20160128_183945

my pic, please if you take it give credit!

Several days ago I finished reading To Kill a Mockingbird by Harper Lee, and I loved it. It’s one of those books with a perfect ending, even though there are a few things left unexplained, but as there’s a second book – Go set a watchman, released last year – it’s okay. I can’t wait to read the second one, and I hope there’s a clearer view on what happened in To Kill a Mockingbird.

So, the adventure began. To be honest, I thought that, the book being a classic, I would take my time to read it and not be really interested in it. Oh, how wrong I was. I remember being only 10 pages into the book and I already felt so hooked to it! The tone of the book is honest above all, the narrator is Scout, a girl. The book starts when she is 7 and finishes when she is 9, I believe. Due to the narrator, the facts and action are presented in a simple way, in the way a child understands what happens in the world. But this same way of understanding leaves out a lot of explanations and details that provide the story with a thick layer of mystery.

The story takes place in Maycomb, Alabama, during the 1940s. The themes in the book are racism, classism, honesty, silence/absence and honour.

There are two big events or facts in the book that lead the action forward. One is the constant presence of Boo Radley in the children’s minds, and the other one is Atticus’ case. Without giving any spoilers, Atticus is Scout and Jem’s dad, who is a lawyer. He’s an old man that comes across as different from most of Maycomb population. He is more open and a really kind person. During the whole novel the sense of difference between the family and the neighbours is a constant. Atticus has different views and a different morality from the rest and that makes him bring up his children to see things as he sees them.

It’s not an easy read in terms of what happens in the book, it deals with important issues such as rape and guilt, but they are very well portrayed. I will talk at the end of the post about what I didn’t like – just tiny details.

The writing is very realistic and quite unique. It accurately reflects the way the characters talk, using many contractions – such as ‘em or ‘tis – and also non standard expressions or words like yessir or yessum. This is the main reason why I recommend reading it in English if you can. The vocabulary is quite hard, though, but I think that you can guess most of it.

Moving onto the characters, I can’t choose who would be my favourite. I love Scout, because after all thanks to her voice we know what happens in the story, and our point of view is crearly biased. But one of the characters that specially stands out is Jem. Even though Scout doesn’t praise him, Jem brought my attention. He has really strong moral values for his age, when the book finishes he is 13 years old, so he is 3-4 years older than Scout, and that matters. Atticus and Dill are lovely above all. The figure of Dill is quite interesting because of the stories he is always telling, many times utterly fake, even about his own life. Last but not least, one of my favourite characters is Boo Radley. He just being how he is. You will understand me if you have read the book.

Finally, the quotes. There are a lot of amazing quotes in there that can still teach a lot, and that is quite sad. More than 50 years ago (the book was published in 1960), the author wanted to expose a reality in order to change it. Now, there’s still a lot to change. Racism shouldn’t be a thing anymore. I hope that, day by day, we can educate ourselves to not discriminate against anyone.

Cry about the simple hell people give other people – without even thinking. Cry about the hell white people give colored folks, without even stopping to think that they’re people, too. – Mr. Raymond.

There are just some kind of men who – who’re so busy worrying about the next world they’ve never learned to live in this one, and you can look down the street and see the results. – Atticus.

He told me havin’ a gun around’s an invitation to somebody to shoot you. – Scout.

If there’s just one kind of folks, why can’t they get along with each other? If they’re all alike, why do they go out of their way to despise each other? – Jem.

I hope that you give a chance to this marvellous book! If you already read it, what did you think about it?

.

.

Now: spoilers.

If you don’t want to know about the mysteries in the book, DON’T READ THIS. Okay:  What I did NOT like at all, was that the case used in order to show the racism was a fake rape. Feminism is struggling a lot with this issue because there are very very FEW fake rape reports, and still people think a lot of real rapes are fake. Things like this, in such an important book, don’t help at all.

El Fantasma de la Ópera de Gaston Leroux

Empecé a leer este clásico de la literatura universal con una idea bastante diferente de lo que me iba a encontrar entre las páginas, especialmente en lo referente al propio personaje de El Fantasma, y me ha sorprendido mucho. Me ha gustado, aunque no logro entender por qué la cultura popular ha ido cambiando progresivamente el concepto del Fantasma. Lejos de ese hombre con una deformidad facial, el verdadero Fantasma de la Ópera es mucho más aterrador, siniestro y desgraciado. Es la imagen misma de la muerte, es un monstruo, como tantos personajes se aseguran de exclamar a lo largo de la novela, aunque finalmente no termine siendo tan monstruoso.

Me ha gustado mucho el estilo con el que está escrito, a la manera Realista, aportando datos precisos casi con mentalidad científica para que el relato sea lo más real posible. Y aquí, cómo no, surge la duda, ¿existió realmente el Fantasma?

También hay toques del Romanticismo con la historia entre Christine Daaé y Raoul de Chagny, especialmente tierna desde mi punto de vista. Este es otro punto de divergencia con la imagen popular de El Fantasma, pues aunque sí que experimenta un amor no correspondido, su amada en ningún momento le llega a profesar un amor prohibido.

Otra diferencia radica en la importancia de los símbolos asociados con el Fantasma, ya que aunque la máscara sí que es muy importante y desempeña un papel crucial en el libro, el violín o incluso la rosa, no lo son tanto y la última no llega ni a aparecer relacionada con él. Sí que se mencionan ramos de flores que le entregan a Christine, pero nunca algo tan significativo como una única rosa en manos del Fantasma. Lo que sí que es muy importante y está recalcado a lo largo de la novela es el sobrenombre de El Ángel de la música, casi encerrando un oxímoron al contraponer la idea de Ángel con la Muerte que representa visualmente el Fantasma.

La obra es muy interesante por todo el entramado, el misterio y las descripciones acerca de la organización de la Ópera, sus funciones y sus personajes.
Una característica especialmente significativa es la cantidad de datos que se aportan a lo largo de la novela para apoyar la veracidad de la misma, llegando a afirmar Gaston Leroux que se tuvo que documentar con textos mismos de Moncharmin y hablando con el propio Persa. En cuanto a si eso es una mera estratagema del autor, un “espejo dentro del espejo”, me temo que es muy confuso y muy inspirador, y aún a día de hoy no se puede afirmar con seguridad ninguna de las numerosas teorías.

Una de mis próximas lecturas,  directamente relacionada con esta obra, será El violín negro, de Sandra Andrés Belenguer, que será más bien una relectura. Dicha autora, a la que tuve la alegría de entrevistar, es una experta en El Fantasma, por lo que espero poquito a poco poder ir descubriendo más acerca del misterio que rodea a toda la obra de Gaston Leroux.

Para leer la entrevista a Sandra Andrés Belenguer, pulsa aquí.

La lección de august, de R. J. Palacio – {Reseña}

La-leccion-de-August_alta

Título original: Wonder
Autora: R. J. Palacio
Edición española: Nube de tinta
Año de publicación: 2012
Número de páginas: 414
ISBN: 841559402X

Sinopsis oficial:

Nominado a la Medalla Carnegie de literatura.

Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el flequillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las galaxias.

Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

Opinión personal:

La lección de August es un libro que no te deja indiferente, no sólo por el tema que trata – las apariencias físicas, los defectos y las deformidades – sino porque se queda dentro de ti mucho después de que hayas acabado el libro.

Desgraciadamente cuando conocemos a una persona lo primero que vemos es su aspecto físico, su cara, su cuerpo, no su personalidad. Y nos quedamos con eso: si nos gusta el aspecto físico le damos una oportunidad a esa persona, y si no, nos limitamos a quedarnos en el exterior. Juzgamos a una persona por su aspecto físico y creemos conocer todo de esa persona por cómo es, por la organización de sus rasgos, por su forma de hablar, de reír, de caminar, de vestir…

Pero no es así. Una persona es muchísimo más que el cuerpo que tiene, y eso es lo que nos enseña este libro.

Esta novela está llena de amor y por eso mismo es tan especial. La amistad y la familia son muy importantes, profundizando en la psicología de los personajes y en cómo van evolucionando a lo largo de la novela. Sobre todo tienen un gran desarrollo y evolución los personajes de los niños: August, Summer y Jack Will. Es una novela muy tierna y al mismo tiempo con mucha fuerza por el reflejo de la realidad que consigue.

Al principio me recordó un poco a “¿Dónde estás, Bernadette?” por el tono del libro y las descripciones del colegio y el proceso de admisión, pero rápidamente el estilo y la historia se diferencian de cualquier otra. En cuanto a la forma de escribir, una gran sorpresa fue el capítulo dedicado a uno de los personajes, en el que no se respetan las reglas de puntuación y ortografía y todo está escrito en minúsculas. Me parece que es una gran manera de reflejar una parte de la personalidad del personaje, además de romper con la rigidez de la escritura de los libros que se publican. Puede suponer un paso previo para que vuelva a haber una cierta rebeldía en la literatura en aspectos estilísticos.

Recomiendo encarecidamente este libro, con el que puedes reír y llorar, ya sea identificándote o no. August es un niño especial, pero al contrario de lo que mucha gente puede pensar, esa característica no se encuentra en su exterior, sino en su interior, y se contagia a las personas que lo rodean.

Existen diversas historias de otros personajes publicadas recientemente como la historia de Julián publicada en 2014, o la de Christopher publicada este mismo año; las cuales espero poder leer pronto.

¿Habéis leído La lección de August? Si es así, ¿qué os pareció?

“Ex libris”, de Sandra Andrés Belenguer – {Bookreview}

Titulo: Ex Libris
Autora: Sandra Andrés Belenguer
Editorial: Everest
Libro autoconclusivo
Formato:Tapa blanda con solapas
Páginas:396
Fecha de publicación: noviembre de 2012

ISBN:978-84-441-4828-1 
PVP:14.96
Edad: a partir de 12 años

Sinopsis:

Lara es apodada como La nueva o Bicho raro en todos los institutos en los que se matricula. La principal razón de su marginación es que Lara solo parece interesada por la literatura y no es nada hábil en las relaciones sociales. Cuando ha conseguido tener alguna amiga, tampoco ha sabido conducir bien esa amistad.

Lara vive en París, ciudad a la que sus padres han emigrado dos años antes. Cuando tuvo que mudarse pensó que ese cambio de lugar supondría para ella una oportunidad para recomenzar una vida que no le gustaba. Sin embargo, en su nuevo instituto continúan las risas, los murmullos y la actitud distante de sus compañeros.

Agobiada por un suceso desagradable con los gamberros de su clase, se va a un parque cerca del cual descubre una extraña librería, la librería Blanchard. El cartel de la librería es un libro abierto con las letras Ex Libris y dos interrogantes en él. Aunque la librería parece muy antigua y cerrada al público, llevada por su incansable curiosidad y para refugiarse de la lluvia, Lara decide entrar. El librero, un tipo extraño, la cita para días más tarde. A partir de ese momento, Lara comienza el fin de su solitaria existencia e inicia su propia aventura…

Libro

Opinión personal:

Este libro sorprende nada más ver la portada, una auténtica preciosidad. Y al abrir el libro nos encontramos con que hay tres tipos de páginas: páginas de un color normal, páginas negras y páginas grises. Esto está unido directamente al transcurso de la historia y estéticamente es muy original. (Además tuve la suerte de conocer a la autora y entrevistarla y ¡tengo el libro firmado! Muy pronto podréis leer la entrevista).

Una de las cosas que más me ha gustado del libro ha sido las numerosas referencias a autores y a personajes de diversas novelas que hay a lo largo de la historia. Me parece un recurso muy bueno para promover de alguna forma la lectura de los clásicos, sin que llegue a ser pesado.

En cuanto a la historia, es difícil hablar de ella sin desvelar absolutamente nada, pero lo voy a intentar. Aunque en un principio la novela puede parecer de ficción o fantasía, hay mucho más entre las páginas: también hay un misterio. Por sí solo, todo lo que le sucede a la protagonista desde que entra en esa extraña librería es misterioso, pero además hay un auténtico enigma que tiene que resolver.

Yo no suelo leer muchos libros de misterio, por lo que no estoy acostumbrada a ir uniendo las pistas y averiguar nada antes de que el libro nos lo presente, por lo que solo puedo hablar desde mi experiencia personal. Para mí, cada nuevo descubrimiento, por pequeño que fuera, me sorprendía mucho. Aunque es verdad que a lo largo de la historia la autora nos va dejando pequeñas pistas para que vaya todo encajando, a mí lo único que me producían era confusión y ganas de leer más, de leer hasta que supiera exactamente qué era todo aquello. Cuando finalmente se descubre todo el entramado de personajes que confluyen, de acciones y de razones de esas mismas acciones, no fue solamente un alivio (que lo fue, porque no entender nada no es una sensación muy agradable), sino que fue de nuevo una sorpresa. Al final no se trata únicamente de llegar a la resolución del misterio, sino que la historia se nos presenta de una forma mucho más compleja de lo que en un principio nos había podido parecer. En conclusión, la novela está ligada profundamente a la literatura, y el giro que le da la autora para introducir esa característica en la acción es increíble.

El estilo es sobrio y adecuado al vocabulario de la época en la que se desarrolla, pero sencillo y natural. La autora consigue que no sea difícil acostumbrarse a las formalidades y expresiones, lo que además le da un toque diferente frente a la mayoría de novelas juveniles.

En cuanto a los personajes, tengo que reconocer que no me he identificado excesivamente con Lara. La protagonista me ha caído bien y me ha parecido un personaje fuerte pese a que pueda parecer todo lo contrario, pues durante toda la novela se muestra que tiene el coraje de seguir siendo fiel a sí misma sin importar la opinión de los que la rodean.

El personaje del librero es uno de los que más me ha gustado de toda la historia, pues es enigmático de principio a fin, y no se sabe muy bien si va a acabar resultando bueno o malo.

Otro de los personajes importantes en la novela es Julien, todo un caballero francés del silgo XIX y aunque en ocasiones me ha parecido un poco inverosímil, ¿quién no desearía tenerlo a su lado?

También hay personajes más ligados a ese mundo misterioso, de fantasía por así decirlo, que me han gustado mucho. La mujer de túnica blanca (si habéis leído el libro sabréis quién es, y si no, así tampoco es spoiler), me parece un pilar central en la novela y le da un toque diferente al misterio, pues introduce un mundo sobrenatural dentro del propio mundo del libro. Las descripciones, tanto de ella como de las dos criaturas que la acompañan, son muy visuales y fascinantes, hasta el punto que en ocasiones me parecía estar leyendo un comic en lugar de una novela.

Hubo un momento en el libro en el que me pareció que la autora se había tirado una piedra a su propio tejado, lo que me dejó un poco patidifusa. En cierta escena se reflexiona sobre los sentimientos de los protagonistas, y ello se presenta como algo natural, complicado pero razonable. Sin embargo, conforme el monólogo interno de Lara se va desarrollando, la situación se presenta cada vez más inverosímil, y aunque es comprensible ese punto de vista – porque de hecho técnicamente es muy poco probable – me parece que no juega exactamente a favor de la historia.

En cuanto al final del libro, tengo sentimientos encontrados. Hay tres escenas que considero importantes, la del epílogo y lo que ocurre en los capítulos anteriores. La respuesta de Lara a la propuesta del librero me decepcionó bastante, pues tal y como es la protagonista, pensé que iba a reaccionar de forma diferente. Y una propuesta de ese calibre no se rechaza así como así,¿no? Yo al menos me lo habría pensado bastante antes de darle una negativa. Después, la escena del reencuentro, aunque un tanto inverosímil y pastelosa, me alegró muchísimo. Que después de todo lo que han pasado, aquello fuera posible que sucediera, es ciertamente hermoso y esperanzador. Y por último, el epílogo es una nueva oportunidad, casi una invitación a los lectores a crear una continuación – aunque no sea realmente una continuación – a la historia, una historia paralela en la que el amor por la literatura esté tan presente como en la obra de Sandra Andrés Belenguer.

Lo recomiendo mucho, tanto para amantes de la literatura como para los que simplemente disfrutan leyendo un buen libro de misterio, aunque el registro de la novela es juvenil.

Podéis ver mi reseña en goodreads aquí.

¿Y vosotr@s, ya habéis leído el libro o tenéis ganas de leerlo?

El mercader de Venecia – obra de teatro

El pasado 8 de mayo fui a ver al Teatro Principal de mi ciudad “El mercader de Venecia”, una adaptación de la obra de Shakespeare. (Sí, últimamente voy bastante al teatro, y también tengo bastantes posts atrasados). Nunca he leído esa obra, ni tampoco la he visto interpretada, aunque sí que sabía de qué trataba, pues en el instituto nos hicieron leer para clase de inglés un libro adaptado.

La puesta en escena fue bastante buena, pero más que a vestuario, me refiero a los distintos elementos que utilizaban para representar y diferenciar las escenas. Durante toda la obra, el elemento que unía las diferentes ciudades e historias era una estructura, aparentemente de madera, algo elevada del suelo y de forma rectangular. Ocupaba gran parte del escenario de forma longitudinal, y los personajes interactuaban con el objeto constantemente: se subían a ella, se sentaban en ella, simulaban que era uno de los muchos muelles de Venecia, etc. Al final de la obra me sorprendió bastante que todos los personajes se pusieran a empujar esa estructura para girarla y acabar exactamente igual que estaba. Aquello me pareció algo simbólico, por ejemplo podría significar el paso del tiempo (al asemejarse a la vuelta que dan las agujas del reloj).

Una aportación original fue, que además de desarrollar la obra siguiendo la idea de Shakespeare, introdujeron un personaje que no aparecía antes: el conde aragonés. Fue muy gracioso ver actuar a ese individuo hecho de tópicos y acento cerrado. Desconozco si adaptan ese personaje a la región en la que actúan, pero si es así, supone un avance y mucho más trabajo con respecto a interpretar la obra exactamente igual ciudad tras ciudad.

En cuanto a los personajes, me gustó sobre todo la actuación de Porcia y su doncella, junto con Shylock y Bassanio. Estos personajes en concreto me parecieron muy reales y bien definidos.

En general, la obra me gustó bastante, y aunque ya conocía a grandes rasgos la historia, me gustó volver a recordarla, de la mano del director Eduardo Vasco.

Los miércoles no existen – obra de teatro

Hace un par de semanas fui a ver al Teatro Principal de mi ciudad la obra de teatro “Los miércoles no existen”. Me esperaba una comedia un tanto juvenil, pero ya está. Sin embargo, no hizo falta ni que se abriera el telón para sorprenderme.

Estando sentados en las butacas, como diez minutos antes de que empezara la función, me fijé en una chica que andaba por el pasillo del patio de butacas. Destacaba entre los demás, pero no supe muy bien por qué, hasta que llegó junto al escenario, y se sentó allí. La gente iba y venía a su alrededor saludando a amigos, acomodándose… todos la ignoraban, ni la veian. Pero yo no podía parar de estirar el cuello para no perderla de vista ni un segundo. Aquello era parte de la función, ¿no? Tenía que serlo. Y efectivamente, lo era.

Las luces se apagaron y llegó corriendo por el pasillo de la platea uno de los actores, dando vida a su personaje.

La actuación fue dinámica, fresca y original, con ese toque más espontáneo debido a que una gran parte de la obra no se desarrollaba únicamente en el escenario, sino también en el pasillo de la platea. Esto me pareció totalmente nuevo y me gustó mucho, ya que además de aportar una nota diferente, te acercaba todavía más a la obra al tener a los actores a unos pasos de ti. Los personajes ya no eran unas personas que se observan en la distancia, estaban tan al alcance de la mano que me hizo reflexionar sobre cuántas escenas parecidas se habrán desarrollado en la realidad junto a mí, sin yo darme cuenta de ello.

Los actores cantaron y bailaron, acercando la música a su obra sin llegar a ser un musical. El decorado no se quedó atrás en originalidad, ya que la obra no se desarrollaba de forma cronológica, sino que las escenas se iban sucediendo dando saltos hacia atrás y hacia delante en el tiempo. Para ayudar al público a situarnos, antes de cada escena los actores marcaban en una pizarra del escenario en qué día sucedía la acción. Además, en algunas escenas que se necesitaban figurantes, los actores que daban vida a los personajes que no aparecían, se colocaban un delantal que rezaba “figuración” y “figuración con frase”.

En resumen fue una obra diferente y divertida, interpretada con gran talento.

Para los que os hayáis quedado con las ganas de verla, o queráis verla otra vez como yo, a finales de este año saldrá la película basada en la obra.