Bookreview-To Kill a Mockingbird by Harper Lee

Me leí el libro en inglés así que pensé hacer la reseña en inglés también. Si preferís que haga reseñas en el blog en español, solo tenéis que decírmelo. Aunque os recomiendo que, si podéis, os leáis el libro en inglés por todos los matices del lenguaje que se pierden en la traducción: el acento de los personajes y las formas coloquiales e incorrectas de hablar.

~~I read the book in English, so I thought about doing the review in English as well. If you prefer me doing reviews in Spanish, just let me know.

IMG_20160128_183945

my pic, please if you take it give credit!

Several days ago I finished reading To Kill a Mockingbird by Harper Lee, and I loved it. It’s one of those books with a perfect ending, even though there are a few things left unexplained, but as there’s a second book – Go set a watchman, released last year – it’s okay. I can’t wait to read the second one, and I hope there’s a clearer view on what happened in To Kill a Mockingbird.

So, the adventure began. To be honest, I thought that, the book being a classic, I would take my time to read it and not be really interested in it. Oh, how wrong I was. I remember being only 10 pages into the book and I already felt so hooked to it! The tone of the book is honest above all, the narrator is Scout, a girl. The book starts when she is 7 and finishes when she is 9, I believe. Due to the narrator, the facts and action are presented in a simple way, in the way a child understands what happens in the world. But this same way of understanding leaves out a lot of explanations and details that provide the story with a thick layer of mystery.

The story takes place in Maycomb, Alabama, during the 1940s. The themes in the book are racism, classism, honesty, silence/absence and honour.

There are two big events or facts in the book that lead the action forward. One is the constant presence of Boo Radley in the children’s minds, and the other one is Atticus’ case. Without giving any spoilers, Atticus is Scout and Jem’s dad, who is a lawyer. He’s an old man that comes across as different from most of Maycomb population. He is more open and a really kind person. During the whole novel the sense of difference between the family and the neighbours is a constant. Atticus has different views and a different morality from the rest and that makes him bring up his children to see things as he sees them.

It’s not an easy read in terms of what happens in the book, it deals with important issues such as rape and guilt, but they are very well portrayed. I will talk at the end of the post about what I didn’t like – just tiny details.

The writing is very realistic and quite unique. It accurately reflects the way the characters talk, using many contractions – such as ‘em or ‘tis – and also non standard expressions or words like yessir or yessum. This is the main reason why I recommend reading it in English if you can. The vocabulary is quite hard, though, but I think that you can guess most of it.

Moving onto the characters, I can’t choose who would be my favourite. I love Scout, because after all thanks to her voice we know what happens in the story, and our point of view is crearly biased. But one of the characters that specially stands out is Jem. Even though Scout doesn’t praise him, Jem brought my attention. He has really strong moral values for his age, when the book finishes he is 13 years old, so he is 3-4 years older than Scout, and that matters. Atticus and Dill are lovely above all. The figure of Dill is quite interesting because of the stories he is always telling, many times utterly fake, even about his own life. Last but not least, one of my favourite characters is Boo Radley. He just being how he is. You will understand me if you have read the book.

Finally, the quotes. There are a lot of amazing quotes in there that can still teach a lot, and that is quite sad. More than 50 years ago (the book was published in 1960), the author wanted to expose a reality in order to change it. Now, there’s still a lot to change. Racism shouldn’t be a thing anymore. I hope that, day by day, we can educate ourselves to not discriminate against anyone.

Cry about the simple hell people give other people – without even thinking. Cry about the hell white people give colored folks, without even stopping to think that they’re people, too. – Mr. Raymond.

There are just some kind of men who – who’re so busy worrying about the next world they’ve never learned to live in this one, and you can look down the street and see the results. – Atticus.

He told me havin’ a gun around’s an invitation to somebody to shoot you. – Scout.

If there’s just one kind of folks, why can’t they get along with each other? If they’re all alike, why do they go out of their way to despise each other? – Jem.

I hope that you give a chance to this marvellous book! If you already read it, what did you think about it?

.

.

Now: spoilers.

If you don’t want to know about the mysteries in the book, DON’T READ THIS. Okay:  What I did NOT like at all, was that the case used in order to show the racism was a fake rape. Feminism is struggling a lot with this issue because there are very very FEW fake rape reports, and still people think a lot of real rapes are fake. Things like this, in such an important book, don’t help at all.

El Fantasma de la Ópera de Gaston Leroux

Empecé a leer este clásico de la literatura universal con una idea bastante diferente de lo que me iba a encontrar entre las páginas, especialmente en lo referente al propio personaje de El Fantasma, y me ha sorprendido mucho. Me ha gustado, aunque no logro entender por qué la cultura popular ha ido cambiando progresivamente el concepto del Fantasma. Lejos de ese hombre con una deformidad facial, el verdadero Fantasma de la Ópera es mucho más aterrador, siniestro y desgraciado. Es la imagen misma de la muerte, es un monstruo, como tantos personajes se aseguran de exclamar a lo largo de la novela, aunque finalmente no termine siendo tan monstruoso.

Me ha gustado mucho el estilo con el que está escrito, a la manera Realista, aportando datos precisos casi con mentalidad científica para que el relato sea lo más real posible. Y aquí, cómo no, surge la duda, ¿existió realmente el Fantasma?

También hay toques del Romanticismo con la historia entre Christine Daaé y Raoul de Chagny, especialmente tierna desde mi punto de vista. Este es otro punto de divergencia con la imagen popular de El Fantasma, pues aunque sí que experimenta un amor no correspondido, su amada en ningún momento le llega a profesar un amor prohibido.

Otra diferencia radica en la importancia de los símbolos asociados con el Fantasma, ya que aunque la máscara sí que es muy importante y desempeña un papel crucial en el libro, el violín o incluso la rosa, no lo son tanto y la última no llega ni a aparecer relacionada con él. Sí que se mencionan ramos de flores que le entregan a Christine, pero nunca algo tan significativo como una única rosa en manos del Fantasma. Lo que sí que es muy importante y está recalcado a lo largo de la novela es el sobrenombre de El Ángel de la música, casi encerrando un oxímoron al contraponer la idea de Ángel con la Muerte que representa visualmente el Fantasma.

La obra es muy interesante por todo el entramado, el misterio y las descripciones acerca de la organización de la Ópera, sus funciones y sus personajes.
Una característica especialmente significativa es la cantidad de datos que se aportan a lo largo de la novela para apoyar la veracidad de la misma, llegando a afirmar Gaston Leroux que se tuvo que documentar con textos mismos de Moncharmin y hablando con el propio Persa. En cuanto a si eso es una mera estratagema del autor, un “espejo dentro del espejo”, me temo que es muy confuso y muy inspirador, y aún a día de hoy no se puede afirmar con seguridad ninguna de las numerosas teorías.

Una de mis próximas lecturas,  directamente relacionada con esta obra, será El violín negro, de Sandra Andrés Belenguer, que será más bien una relectura. Dicha autora, a la que tuve la alegría de entrevistar, es una experta en El Fantasma, por lo que espero poquito a poco poder ir descubriendo más acerca del misterio que rodea a toda la obra de Gaston Leroux.

Para leer la entrevista a Sandra Andrés Belenguer, pulsa aquí.

El mercader de Venecia – obra de teatro

El pasado 8 de mayo fui a ver al Teatro Principal de mi ciudad “El mercader de Venecia”, una adaptación de la obra de Shakespeare. (Sí, últimamente voy bastante al teatro, y también tengo bastantes posts atrasados). Nunca he leído esa obra, ni tampoco la he visto interpretada, aunque sí que sabía de qué trataba, pues en el instituto nos hicieron leer para clase de inglés un libro adaptado.

La puesta en escena fue bastante buena, pero más que a vestuario, me refiero a los distintos elementos que utilizaban para representar y diferenciar las escenas. Durante toda la obra, el elemento que unía las diferentes ciudades e historias era una estructura, aparentemente de madera, algo elevada del suelo y de forma rectangular. Ocupaba gran parte del escenario de forma longitudinal, y los personajes interactuaban con el objeto constantemente: se subían a ella, se sentaban en ella, simulaban que era uno de los muchos muelles de Venecia, etc. Al final de la obra me sorprendió bastante que todos los personajes se pusieran a empujar esa estructura para girarla y acabar exactamente igual que estaba. Aquello me pareció algo simbólico, por ejemplo podría significar el paso del tiempo (al asemejarse a la vuelta que dan las agujas del reloj).

Una aportación original fue, que además de desarrollar la obra siguiendo la idea de Shakespeare, introdujeron un personaje que no aparecía antes: el conde aragonés. Fue muy gracioso ver actuar a ese individuo hecho de tópicos y acento cerrado. Desconozco si adaptan ese personaje a la región en la que actúan, pero si es así, supone un avance y mucho más trabajo con respecto a interpretar la obra exactamente igual ciudad tras ciudad.

En cuanto a los personajes, me gustó sobre todo la actuación de Porcia y su doncella, junto con Shylock y Bassanio. Estos personajes en concreto me parecieron muy reales y bien definidos.

En general, la obra me gustó bastante, y aunque ya conocía a grandes rasgos la historia, me gustó volver a recordarla, de la mano del director Eduardo Vasco.

Los miércoles no existen – obra de teatro

Hace un par de semanas fui a ver al Teatro Principal de mi ciudad la obra de teatro “Los miércoles no existen”. Me esperaba una comedia un tanto juvenil, pero ya está. Sin embargo, no hizo falta ni que se abriera el telón para sorprenderme.

Estando sentados en las butacas, como diez minutos antes de que empezara la función, me fijé en una chica que andaba por el pasillo del patio de butacas. Destacaba entre los demás, pero no supe muy bien por qué, hasta que llegó junto al escenario, y se sentó allí. La gente iba y venía a su alrededor saludando a amigos, acomodándose… todos la ignoraban, ni la veian. Pero yo no podía parar de estirar el cuello para no perderla de vista ni un segundo. Aquello era parte de la función, ¿no? Tenía que serlo. Y efectivamente, lo era.

Las luces se apagaron y llegó corriendo por el pasillo de la platea uno de los actores, dando vida a su personaje.

La actuación fue dinámica, fresca y original, con ese toque más espontáneo debido a que una gran parte de la obra no se desarrollaba únicamente en el escenario, sino también en el pasillo de la platea. Esto me pareció totalmente nuevo y me gustó mucho, ya que además de aportar una nota diferente, te acercaba todavía más a la obra al tener a los actores a unos pasos de ti. Los personajes ya no eran unas personas que se observan en la distancia, estaban tan al alcance de la mano que me hizo reflexionar sobre cuántas escenas parecidas se habrán desarrollado en la realidad junto a mí, sin yo darme cuenta de ello.

Los actores cantaron y bailaron, acercando la música a su obra sin llegar a ser un musical. El decorado no se quedó atrás en originalidad, ya que la obra no se desarrollaba de forma cronológica, sino que las escenas se iban sucediendo dando saltos hacia atrás y hacia delante en el tiempo. Para ayudar al público a situarnos, antes de cada escena los actores marcaban en una pizarra del escenario en qué día sucedía la acción. Además, en algunas escenas que se necesitaban figurantes, los actores que daban vida a los personajes que no aparecían, se colocaban un delantal que rezaba “figuración” y “figuración con frase”.

En resumen fue una obra diferente y divertida, interpretada con gran talento.

Para los que os hayáis quedado con las ganas de verla, o queráis verla otra vez como yo, a finales de este año saldrá la película basada en la obra.

La canción número 7, de Lena Blau

Me esperaba mucho de este libro, sin embargo, por eso mismo me ha acabado decepcionando un poco. Aunque el libro es realmente bueno, por lo que quizás si lo hubiera leído sin expectativas, mi opinión sobre el mismo sería distinta.

Aspectos positivos del libro:

Buen desarrollo psicológico de los personajes. Al ser una novela larga (unas 500 páginas), podemos conocer en profundidad a los personajes y entender como actúan, además de su pasado.

Playlist de la historia. A lo largo de la novela se nombran varias canciones, ya sea porque los personajes las cantan o porque simplemente las escuchan en la radio. Esto es bastante novedoso y nos brinda la oportunidad de conocer nuevos artistas.

Trama interesante, con elementos que no suelen aparecer en los libros juveniles (drogas, asuntos familiares complicados…)

Diferentes temas como la hípica, el teatro y la literatura. Esto enriquece bastante la historia.

Aspectos negativos:

Fallos ortográficos. Sinceramente, eso me parece vergonzoso. Entiendo que en el proceso de publicación de un libro el manuscrito pasa por muchas y diversas manos, pero había faltas de acentuación garrafales.

Fallos en la transcripción de las letras de las canciones.

Los diálogos dejan un poco que desear. No es que no parezcan reales, pero sinceramente, el nivel de profundidad emocional era demasiado alto para las situaciones en las que se desarrollaban las conversaciones. Era un poco difícil de creer que los personajes se fueran a abrir emocionalmente de semejante manera así como así.

La guinda del pastel es que, aquí una servidora conoce muy bien lo que significa estudiar arquitectura, y lamentablemente, lo que se refleja en el libro no tiene nada que ver con la realidad. Uno de los personajes principales estudia esa carrera, y su situación académica es muy atípica, por lo que todavía muestra una visión mucho más alejada de la realidad.

Con todo, es una historia que merece la pena, pues hay un buen desarrollo de los personajes (y de una forma coherente), y esto no se suele ver en las novelas juveniles.

Top 5 lecturas del 2014

Empezamos año nuevo, y ¿qué mejor manera de decirle hola al 2015, que diciéndole adiós al 2014? Así que hoy os traigo mi top 5 lecturas del 2014, para repasar un poquito los libros que han marcado mi año.

En el número 1, es decir, mi libro favorito del 2014: “All Rivers Flow to the Sea” de Alison McGhee.

all rivers

Este libro será de mis favoritos de todos los tiempos, al menos durante bastantes años. La forma en la que está narrada la historia es excepcional, los diálogos son totalmente reales y expresa perfectamente la naturaleza humana con ellos. Este libro me hizo llorar como ninguno lo ha hecho, y jamás lo voy a olvidar. Es una pena que el libro sólo esté en inglés, no hay traducción en español, pues es de las historias que debería leer absolutamente todo el mundo.

En el número 2: “La ladrona de libros”, de Markus Zusak.

La ladrona de libros

 

Este es sin duda alguno uno de mis libros favoritos, y también va a estar en esa categoría durante muchísimo tiempo. No es otra historia sobre el holocausto Nazi, desde luego que no. La forma en la que narra Zusak es impresionante, utilizando metáforas y comparaciones que jamás se te hubieran ocurrido, pero que expresan perfectamente lo que quiere decir. Es alucinante, de verdad. La historia en sí es muy bonita y especial, los personajes tienen vida, tienen mucho carácter y te los puedes imaginar perfectamente como personas reales con sus complejidades. Y Rudy… bueno, qué decir de Rudy. Los que os hayáis leído el libro me entendéis.

En el número 3: “El principito”, de Antoine de Saint-Exupéry.

El principito

Tercer y último libro de este año que se cuela en mi lista de favoritos de todos los tiempos. Aunque este es un libro que en principio está indicado para niños, yo no lo comprendí en su día. Ahora estoy convencida de que es una de las historias más especiales y tiernas que existen, y de que todo el mundo debería leerse este libro aunque fuera una vez en la vida. Es algo que simplemente no te puedes perder. Tenemos tesoros en este mundo que no deben ser ignorados, y este es uno de ellos.

En el número 4: “Problemas del primer mundo”, de Laura Pacheco. En este caso no es una novela propiamente dicha, sino que es un comic, compuesto de viñetas que relatan anécdotas.

Problemas del primer mundo

Hacía mucho tiempo que no leía un comic, y me encantó reencontrarme con este género con este ejemplar. Me reí en numerosas ocasiones, es una novela gráfica para releer en los momentos de bajón, cuando nos creemos que las cosas malas solo nos ocurren a nosotros. Lleno de fallos tontos y situaciones cotidianas, uno de los puntos fuertes del libro es la sensación de identificación que consigue. El dibujo, por su parte, es cuidado y fresco, un ejemplo de “comic europeo” moderno.

En el número 5: La saga “Divergente”, de Veronica Roth. Aunque mi libro favorito es el primero de la saga, englobo a las tres novelas.

divergente

Divergente es una de las sagas que más fama ha ganado este año, y no le faltan motivos. Pese a ser una distopía, el interés de esta saga va mucho más allá. La profundidad psicológica de los personajes es admirable, pues no se suelen encontrar personajes en las novelas juveniles tan reales y conscientes de sí mismos como estos. La relación amorosa es de las mejores que he leído en Young Adult, pues el principal valor que comparten es el respeto, algo que falta en nuestros días. Esta saga es mucho más que una saga distópica, es una mezcla perfecta de romance, aventura, acción e inteligencia. Infinitamente recomendable, aunque en mi opinión, el mejor de los libros es el primero. Aun así, los dos libros posteriores son igualmente buenos.

“Leyendo a los muertos”, de Eva Moreno Villalba {Reseña}

Hacía tiempo que un libro no me enganchaba tanto como lo ha hecho este.

Tengo que reconocer que es un libro cortito que se lee muy rápidamente, enfocado principalmente al público juvenil, de entre 13 y 17 años. No lo considero una novela Young Adult por el tono narrativo, pero aún así me ha resultado muy entretenido y me ha hecho recordar con nostalgia las numerosas novelas que leía hace años, devorándolas en escasos días u horas.

La protagonista, Nerea, es una niña de 15 años a la que le encanta leer. Es bastante dramática, exagerada y graciosa, por lo que meterme en su mente me ha resultado de lo más divertido. Quizás por haberme distanciado de todo ese mundillo del instituto he podido ver la parte más cómica del libro, pues a esa edad todo nos parece que es el fin del mundo, y luego nunca es así.

Me ha parecido muy bueno el hecho de que incluya temas como la anorexia, las relaciones abusivas, los maltratos, el bullying, los embarazos no deseados y los inmigrantes en el libro. Sólo le he visto una pega a eso, creo que suceden demasiadas cosas en tan corto periodo de tiempo. No es una novela muy extensa y al tratar tantos temas sólo ha pasado por encima de ellos en muchos aspectos. Sin embargo, se ve que la autora ha hecho un esfuerzo por concienciar a los jóvenes de la realidad en la que vivimos.

Recomiendo esta lectura para la gente que quiera desconectar de lecturas densas, quiera rememorar los años de instituto y los libros que leía en esa época.

El toque de “los fantasmas” de escritores muertos que la visitan me ha parecido muy novedoso, mucho más teniendo en cuenta que introduce algunas frases en inglés; sin embargo, creo que la autora no ha sabido sacarle todo el provecho. Las visitas son muy cortas y no están muy bien explicadas, ya que no acabamos de saber si es todo fruto de su imaginación, es decir, se imagina incluso a ella misma hablando con los autores, o por el contrario sí que la visitan esos fantasmas. Este tema no está muy bien definido ya que algunas veces recibe las visitas en público, y de suceder realmente, me extraña que nadie la haya tomado por loca viéndola hablar sola. Por otra parte, cada autor le deja un “regalo”, por así decirlo, por lo que sí que podemos deducir que las visitas suceden en la realidad.

<spoiler>
La única pega que le he visto al libro ha sido hacia el final de este, en el momento en el que Lucas le cuenta a Nerea que su novia Isabel está embarazada (de él), y acto seguido confiesa estar enamorado de ella, de Nerea. Esto me ha parecido un poco surrealista e inmaduro, aunque por otra parte lo entiendo, ya que al vivir una situación tan estresante, una reacción muy común es querer huir o negar los hechos.

Nota:

4,5/5